6 señales de que no estás disfrutando de la vida

no-disfrutarSeguir la rutina es fácil. No hay que pensar demasiado. Todas lo hacemos en mayor o menor medida. Repetimos los mismos hábitos, patrones y maneras de ser que hemos aprehendido a lo largo de la vida. De hecho, lo habitual es seguir metidas en la rueda de la costumbre hasta que llega un momento en que algo no funciona.

Para cada persona puede ser diferente y estar producido por diversas causas. Lo fundamental en estas situaciones es que nos damos cuenta de que no estamos disfrutando de la vida. Quizá no lo expresamos con estas palabras, pero sí hay un sentimiento de insatisfacción latente. Por eso, hoy te comparto 6 señales que pueden indicarte que no estás sintiendo la dicha de vivir.

1. No tienes tiempo ni de respirar

Déjame que te diga una cosa: una vida en la que sólo existe el trabajo y las obligaciones, no es una vida plena. Sí, lo sé. Es difícil tener tiempo de ocio verdadero en nuestras sociedades avanzadas. Sin embargo, si tus trabajos y quehaceres no te gustan, pero sólo tienes tiempo de acudir a ellos, no quedará espacio en tu día para desconectar y soltar tensiones. Búscate un oasis en el que puedas olvidarte de todo y centrarte en ti misma durante unos minutos o unas horas a la semana.

2. No sientes ilusión

Cuando no estamos ilusionadas con la vida, es cuando nos sentimos pesadas, perdidas, sin un objetivo hacia el que ir. Si seguimos en esta situación durante mucho tiempo, puede que un día no nos apetezca levantarnos de la cama. Y de ahí a la depresión hay una fina línea.

3. Te levantas con el cuerpo tenso y dolorido. O, al contrario, tus músculos se contraen a medida que va pasando el día

No me cansaré nunca de repetirlo: tu cuerpo te manda señales a las que hay que atender, porque te dan información acerca de tu estado emocional. Lo normal no debería ser vivir con dolor. Sí, sé que muchas personas tienen que convivir con el dolor. Sin embargo, si este es tu caso, no te conformes. Busca soluciones, indaga. Descubre de dónde vienen esas tensiones.

4. Has intentado pensar en positivo, pero no lo has conseguido

Tengo una relación personal con este punto. Yo era una persona bastante negativa. En mis períodos de ansiedad-depresión, trataba de hacer caso al típico consejo de: piensa en positivo. Pero nunca conseguía mantenerlo. ¿Por qué? Pues porque tenía dificultades emocionales. No obstante, cuando me adentré en mi misma y descubrí lo que realmente quería, me di cuenta de que entonces sí que podía pensar en positivo. No eran pensamientos forzados que trataba de mantener a toda costa, sino que me salían de dentro.

Por lo tanto te recomiendo que, si no eres capaz de tener una visión positiva, revises el porqué.

5. No dedicas tiempo a desarrollar el proyecto que te gustaría

Si eres una artista (y con artista me refiero a que haces cualquier cosa en la que esté relacionada la creatividad), te aconsejo que busques el tiempo debajo de las piedras. Si es necesario, aprende a decir no a otros proyectos o actividades. Porque en el desarrollo de nuestras artes está la vida. Nuestros dones y talentos nos ayudan a crecer como personas, sanar nuestras heridas y, en determinados casos, son el camino directo a la felicidad.

6. Has intentado buscar alguna actividad que te motive, pero no la has encontrado

Todas tenemos un talento que se nos da bien de forma natural. A veces lo tenemos escondido por miedos e inseguridades. Sin embargo, te animo a que vayas en su búsqueda. Porque de ahí nacerá la mejor versión de ti misma. Cuando trabajamos con un objetivo en mente, aparece la fuerza y la ilusión que crees que no tienes.

¿Te sientes reconocida en estas señales? Si tu respuesta es que sí, tengo una buena noticia para ti. Te presento el Taller Complacerte, basado en la Terapia de Movimiento y la Escritura, con el que podrás revisar tu vida para reencontrarte con aquello que te ilusiona. Porque disfrutar de la vida es el camino directo hacia la felicidad y todas la merecemos. Visita este enlace para tener más información y poder reservar tu plaza.

Si quieres recibir todos los ejercicios de Terapia de Movimiento que comparto de forma gratuita, apúntate a la lista de correo.

Foto: Jasper Boer para Unsplash.

Descubre cómo gestionar tus emociones y aliviar tus malestares corporales

Si te suscribes, te regalaré el curso Primeros pasos para escuchar tu cuerpo con ejercicios y herramientas de autoconocimiento a través del cuerpo

Nuria Gallego Carbonell te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Nuria Gallego Carbonell como responsable de esta web. La finalidad es enviarte mis publicaciones, así como promociones de productos y servicios (prospección comercial). Tu legitimación se realiza a través de tu consentimiento. Debes saber que los datos que facilites estarán ubicados en los servidores de mi plataforma de email marketing (Mailchimp) mediante su empresa The Rocket Science Group LLC ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield (más información de la política de privacidad de Mailchimp). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en nuria@laescritoradetuvida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Para más información, consulta mi política de privacidad.

Guardar

Guardar

2 comentarios
  1. Amanda
    Amanda Dice:

    En más de una me identifico! Pero la conciencia nos hará libres 😀 y darse cuenta es mantener un diálogo con tu cuerpo en el que le estás diciendo ” ei, te estoy escuchando” y eso ya enormemente curativo… Y si lo rematas con tus ejercicios placenteros, entonces estamos mucho más cerca, de vivir con plenitud y bienestar!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *