Todo lo que he aprendido del amor en 9 años

Me enamoré por primera vez con 17 años de una compañera de clase: Marta. Por suerte, me correspondió, así que con ella me inicié en el amor.

Durante los 6 meses que pasamos juntas, me sentía feliz gracias al cóctel de hormonas.

Pero esa alegría se cruzó con un obstáculo en el camino. Quizá porque ella no estaba tan enamorada, quizá porque necesitaba una relación más abierta, terminó por dejarme. Me había puesto los cuernos y se fue con “la otra”.

Lloré y me lamenté mucho. Sin embargo, al cabo de un tiempo, vi que no teníamos nada en común.

Aquello provocó que me hiciera una promesa en plan Escarlata O’Hara: no volvería a emparejarme hasta que no apareciera una persona con la que compartiera valores, aficiones y formas de entender la vida.

Leer más