Cómo liberarte del dolor, la tensión y el malestar en el cuerpo

liberar-dolor

No voy a engañarte. Ni tú ni yo ni nadie sabemos cuándo desaparecerá tu dolor, tensión o malestar. No sabemos ni siquiera si desaparecerá. Pero eso no significa que tengas que sentarte a esperar que se vaya por arte de magia. Tienes otra opción. Puedes convertirlo en tu aliado para conocerte a ti misma. Cuando lo aprovechas así, ocurre el verdadero encanto: tu dolor, tensión o malestar dejan de hacerte sufrir.

El dolor tiene una función en nuestra vida: nos avisa de que algo no está funcionando como debería. ¿Qué hace tu cuerpo cuando te estás quemando? Te manda una sensación desagradable para que apartes la mano del fuego. ¿Qué pasa cuando se muere un ser querido? Sientes dolor, dolor emocional.

Lo importante, pues, no es esperar que el malestar desaparezca. Lo necesario y valioso es descubrir qué esconde ese malestar. Cuando nos adentramos en él y entendemos el mensaje que ha venido a traernos, podemos trascenderlo.

Trascender el malestar no significa que el dolor vaya a dejar de existir, aunque a veces se minimice o desaparezca por completo. Trascenderlo es darle un sentido en nuestra vida, comprender por qué necesitamos sentirlo. Es entender su función.

Los dolores y tensiones son molestos cuando tratamos de evitarlos. Sin embargo cuando revelamos su significado, podemos aceptarlos por lo que son y dejar de luchar contra ellos. Entonces, aparece su belleza; el sufrimiento que nos causan se transforma en bienestar, tranquilidad y confianza, sigan o no ellos con nosotros.

Para conseguir esto, es importante entender la emoción reprimida que hay tras ese malestar. Porque el dolor y la tensión esconden sentimientos que hemos evitado expresar en algún momento de nuestra vida. Si quieres saber exactamente cómo esto se produce, pincha en el último enlace rojo.

Hace unos días te expliqué cómo me había afectado corporalmente la muerte de mi padre, el mayor dolor que he tenido que superar en la vida. Hoy quiero explicarte cuáles fueron los efectos positivos de haber hecho consciente la tristeza por su fallecimiento.

El primer efecto que noté es que pude empatizar de todo corazón con el dolor del mundo. Entendí que todos cargamos con ciertos “traumas” que afectan por completo nuestra forma de actuar. Sentí que, al conectar con nuestros dolores, podemos dejar nuestras diferencias a un lado para colaborar en la creación de un lugar mejor. (Muy hippie, sí).

A partir de ahí, tuve mi segunda revelación. Si me había ido tan bien entender mi propio dolor, quería acompañar a otras personas en el descubrimiento del suyo. Por eso, creé La escritora. Si mi padre no hubiera muerto, tú no estarías leyendo estas líneas. Si mi padre no hubiera muerto, no habría creado la que, hasta el momento, es mi mayor obra. Porque sería una persona diferente.

¿Significa todo esto que mi dolor ha desaparecido por completo? La tensión física que tuve aquellos días, sí. La emocional sigue conmigo. A veces no puedo evitar sentir un pinchazo de envidia cuando veo a una niña pequeña jugando con su padre. Pero ahora puedo aceptarlo. No sufro por ello.

Lo maravilloso de trascender el dolor es que te da poder. Al adentrarte en tus emociones y entender los efectos de su represión, te haces responsable de tu curación. Dejas de depender de los remedios que otros te imponen y empiezas a decidir por ti misma. Escoges cómo quieres sanar.

Si quieres liberarte del dolor, tienes que ponerte manos a la obra. Dejar de ser una víctima. Dejar de culpar a lo que te ha ocurrido en la vida o el mal que otras personas te han hecho. Para liberarte del dolor, tienes que aceptar que tú eres la única responsable de tu sanación.

No dejes que te engañen, nadie tiene la fórmula mágica que hará desaparecer tu dolor. Puedes confiar en la opinión de tus allegados, tus médicos o de las personas en que confíes, por supuesto. Pero, al final, tú tienes que tomar la decisión.

Yo tampoco tengo la fórmula mágica. No puedo prometerte que tus dolores, malestares y tensiones van a desaparecer. Estaría engañándote. Sin embargo, sí puedo acompañarte en el descubrimiento de las emociones reprimidas tras tus malestares corporales. Puedo ayudarte a mover tus tensiones para que revelen aquello que esconden.

Si todo esto que te he contado te remueve, te invito a que conozcas mi primer curso online: Libérate del dolor. En él, te mostraré cómo adentrarte en tus dolores para entender el mensaje oculto que han venido a traerte. El curso sale hoy en preventa. Esto significa que ahora lo puedes comprar a un precio súper reducido (reducido de verdad) mientras termino de prepararlo. Si lo reservas antes del próximo miércoles 5 de octubre a las 23:59 h, te ahorrarás bastantes euros y lo tendrás en tu correo la última semana de noviembre. Tienes toda la información en este enlace.

Si no quieres comprar el curso, pero te interesa todo lo que explico acerca de conocer el cuerpo y las emociones, puedes apuntarte a la lista de correo. Si lo haces, recibirás la guía Primeros pasos para escuchar tu cuerpo de regalo.

Por último, me gustaría que me explicaras tu opinión. ¿Qué opinas de mi visión de liberarse del dolor? ¿Tiene sentido para ti? ¿Crees que el poder de la sanación está en ti o prefieres que otras personas te digan lo que tienes que hacer?

Foto: Marcus Dall Col para Unsplash.

Descubre los 5 errores que cometes cuando te adentras en el autoconocimiento

Y el curso gratuito Primeros pasos para escuchar tu cuerpo con ejercicios para gestionar tus emociones y aliviar tus malestares corporales

Guardar

Guardar

Guardar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *