¿Te duele la espalda?

Desbloquea las emociones y tensiones de tu espalda en 4 semanas

Si sufres este malestar, es posible que estés pasando por alguna de estas situaciones:

  • Has tomado las pastillas que te recetó tu médico o has confiado en algún remedio natural. Te van bien por unas horas, calman el dolor, pero siempre acaba volviendo.
  • Has acudido a un fisioterapeuta/masajista para reducir la tensión en la zona. Y te ha pasado lo mismo: no ha desaparecido.
  • Te has apuntado a clases de yoga, corrección postural, natación, estiramientos… Te han ido mejor que las otras opciones, pero tampoco has conseguido lo que esperabas.
  • Tratas de mantener la espalda erguida. Estás convencida de que la tensión se debe a malas posturas que adoptas en el día a día.
  • Te has resignado. Has llegado a la conclusión de que tu dolor de espalda está causado por el estrés, por alguno de tus líos mentales o por la montaña rusa emocional en la que vives. Quizá no sabes muy bien cómo abordar este terreno.

Te entiendo, he pasado por todas las etapas. En los últimos 7 años, he vivido largas temporadas con un pinzamiento en mis lumbares que me hacía cojear, llorar de dolor y mantenía mis piernas rígidas.

A lo largo de este tiempo, he aprendido mucho sobre este malestar.