Técnica de automasaje para la espalda

El 85% de la población padece dolor de espalda en algún momento de su vida. Por lo tanto, es bastante probable que te toque alguna vez. De hecho, quizá formas parte de ese grupo de personas con dolor de espalda crónico.

La parte trasera del cuerpo está formada por una gran cadena de músculos que se cruzan y forman una red que trabaja unida en cualquier movimiento. Es decir, cada vez que te estiras, te encoges, caminas o te agachas todos los músculos de detrás actúan como si fueran uno solo.

Algunas personas creen que, si tienen molestias en las cervicales o las lumbares es por falta de tono muscular. Al contrario, lo que tiene la espalda es un exceso de fuerza y tensión.

Este exceso de rigidez se puede trabajar con el movimiento, aportando flexibilidad a la columna y los músculos.

Sin embargo, lo cierto es que, cuando la espalda duele, lo que más apetece son unas friegas. Pero no siempre hay una persona o profesional al que podamos acudir. Por eso, para esta ocasión, he querido explicarte una técnica de automasaje bien sencilla.

Cuando la practiques, mantén tu expresión abierta. Es decir, usa tu voz para quejarte de la tensión y quédate abierta a los sentimientos que puedan surgir.

En la espalda, cargamos con todo aquello que queremos esconder. Es como una mochila donde guardamos las emociones que nos resultan difíciles de asumir. Por eso, es posible que con este masaje te encuentres con frustraciones, desilusiones, angustias, esfuerzos, miedos, inseguridades, penas, enfados…

Si aparecen, dales un espacio dentro de ti. Date el permiso para vivir aquello que has silenciado.

Te dejo con el vídeo.

¿Te duele la espalda de forma habitual? ¿Qué haces para paliarlo? Cuéntame tu experiencia en los comentarios.

Música: Chris Zabriskie.

Descubre los 5 errores que cometes cuando te adentras en el autoconocimiento

Y el curso gratuito Primeros pasos para escuchar tu cuerpo con ejercicios para gestionar tus emociones y aliviar tus malestares corporales

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios
  1. Tania
    Tania Dice:

    Hola Núria!

    Como bien dices, ¿quién no ha padecido dolores de espalda alguna vez en su vida? Y qué importante identificar ese dolor, relacionarlo con su causa y abrazarlo.

    Tu técnica me ha gustado mucho, es rápida y sencilla, a la par que barata.

    Cuando yo sufro de la espalda tiro de novio, que es quiromasajista, y me quedo nueva, pero es verdad que no todo el mundo puede hacer eso o gastarse dinero en visitar fisios todas las semanas.

    Gracias por esta práctica opción

    Un abrazo

    Responder
    • Núria
      Núria Dice:

      ¡Hola, Tania!

      Gracias por tu comentario.
      ¡Qué suerte tienes con un novio quiromasajista! Qué envidia jaja
      Como dices, es muy importante saber identificar el dolor y relacionarlo con su causa emocional ya que ahí radica la sanación definitiva.
      Un abrazo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *