Tienes todo lo que necesitas para ser feliz

tu camino de la felicidad

El verano de 2013 escribí esto:

Me he construido a base de definiciones impuestas. Eres huérfana. Eres una mocosa. Eres muy madura. Eres como tu abuela. Eres muy tranquila. Tanto eres ha habido que no he dejado espacio para el soy.

Para ser la mujer de mi vida, necesito vaciarme. Quedarme en posición fetal, en la oscuridad y la humedad de sentirme sola, rechazada. Cuerpo impregnado de abandono.

Para ser la mujer de mi vida, necesito un alter ego. Un alter ego liberado de aprobaciones externas que me enferman. Que escriba desde el vientre, buscando el placer. Para ser la mujer de mi vida, tengo que ser la escritora de mi vida.”

Esta fue la forma de decirme que yo soy la que tengo el poder sobre mi vida. La que tiene la capacidad y responsabilidad de dirigir la vida hacia donde yo quiero. Sin depender de lo que se supone que tengo que hacer o lo que otras personas me digan.

Para convencerme de ello, me proclamé como la escritora de mi vida. Porque ser la escritora de tu vida es apoderarte de ti misma, de tus acciones, tus emociones, tu camino vital.

No obstante, a pesar de mis buenas intenciones, no tardé demasiado en darme cuenta de que no sabía qué es lo que quería. Sabía que no estaba bien, que algo tenía que cambiar. Pero no tenía una idea clara ni sabía hacia donde ir. La única forma de encontrar lo que quería fue mirar dentro de mí. Empecé a hacerme preguntas y a escucharme.

Así, me di cuenta de que mis respuestas estaban en las sensaciones del cuerpo y la escritura. Durante este tiempo, he aprendido herramientas para ponerme en contacto conmigo misma a través del cuerpo y la escritura. Y tanto me ha servido esta unión que ahora quiero compartirla, para que tú también puedas beneficiarte de ella.

Así que, si quieres, puedo acompañarte en la búsqueda de ti misma. Puedo darte herramientas y ejercicios para que aprendas a encontrar tus respuestas. Tus verdades.

No estoy aquí para darte mi opinión ni decirte qué camino debes seguir. Porque cada persona tiene su camino y su forma de recorrerlo. Yo solo quiero ayudarte a que encuentres el tuyo. Quiero que vivas la vida como tú quieras.

Tienes la solución a tus problemas. Solo tienes que aprender a escucharte y te darás cuenta de que, en realidad, no tienes que seguir los consejos de nadie. Tú sabes qué es lo que tienes que hacer para sentirte mejor, ser feliz y cambiar tu vida. Y, si quieres, yo te acompaño.

Si todo esto te remueve, si crees que tiene sentido para ti, te recomiendo que te apuntes a la lista de correo. Los ejercicios y herramientas más importantes solo los voy a compartir con las personas que estén apuntadas. Es gratis y no voy a mandarte SPAM.

El próximo jueves compartiré contigo el primer ejercicio de terapia de movimiento libre para que empieces a descubrirte. Solo si estás suscrita a la lista de correo.

Dime ¿cómo te sientes ahora mismo? ¿Sabes hacia dónde quieres dirigirte? ¿Crees que estás aprovechando todo lo que la vida tiene para ofrecerte? Me encantará leer tus comentarios.

Foto: Unsplash.

Descubre los 5 errores que cometes cuando te adentras en el autoconocimiento

Y el curso gratuito Primeros pasos para escuchar tu cuerpo con ejercicios para gestionar tus emociones y aliviar tus malestares corporales

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *